domingo, 28 de junio de 2009


La mayor parte de las cartas de amor están llenas de mentiras, no todas.
Yo trato de ser honesta, pero por lo general se escribe lo que el otro quiere escuchar, no se porque. Igual el otro no esta siempre en la labor de creérsela, pero ¿Quien no mintió alguna vez?
Muchas despedidas están llenas de promesas vanas, yo estoy segura que en alguna de ellas mentiste: "Que no pasa nada, que es un tiempo, que ahora es lo mejor para los dos." Y si, porque las despedidas tienen un protocolo que hace necesario mentir para no sentirse culpable o responsable del fracaso que supone que el amor se acabe.
¿Sabes que es lo peor del amor cuando se acaba?... Que se ACABA.
Y aun así nosotros intentamos eludir la culpa y mentimos y seguimos mintiendo y somos capaces de ir mas allá y decimos "No te preocupes, yo voy a estar bien. Lo que quiero, lo que siempre quise es que seas FELIZ."
Después nos imaginamos a el con otra, y nos lastimamos, lloramos y nos preguntamos si la llevara a los mismos lugares que te llevaba a vos, si se dirán las mismas mentiras, si se enojara por las mismas cosas y lo que es peor si se reconciliaran de la misma forma. Y te devoras los sesos preguntándote que pasara. Pero el esta bien; si el se va, si el me deja, cultivemos el odio, declaremos la guerra porque, no se, quizás nos sintamos mejor. Aunque yo creo que no, que como todas las cartas de amor esta también esta llena de mentiras y cuando decimos el se va, el me deja, lo que queremos decir es que si te vas que no sea muy lejos, ni por mucho TIEMPO.


MARIA EUGENIA RAMOS.